martes, 29 de noviembre de 2011

Pajaro

Y cuando te vi pasar
                               corte la/mi jaula
                                                       y salí a buscarte.


Cuando te alcance
                             desplegué mis alas
                      ( como si en un cortejo estuviese)
                                                        y te mostré lo brilloso que ellas eran.

Abriste las tuyas
                         las entrelazamos
                                                  y los colores se fundían
                                                                                     como un cuadro de Dali.

Los picos se acercaron entre si
                                               chocaron varias veces
                                                                                 produciendo un sonido raro.

Pero nunca dijiste
                           que esas alas ya tenian dueño
                                                                       un gato callejero
                                                                                                que se creía de angora
                                                                                                                                   me devoro de a poco

Sabia donde atacar porque asi se lo hiciste saber
                                                                         de un zarpazo abrió mi pecho y busco mi corazon.

Lo saboreo de a poco
                                  disfrutandolo
                                                     mis alas multicolores solo estaban teñidas de un sola croma.

El de mi sangre.



                                                                     

viernes, 11 de noviembre de 2011

Arde las heridas.

Nunca se debe jugar con los sentimientos. Con ninguno de ellos.
Porque cuando el karma se digne a tomar las riendas vas a quedar con el culo pal Norte.
Y si no sabes manejar la culpa del no saber jugar este juego, deja que la gente adulta si lo sabe hacer.
Arden las heridas.
Arden la traición.


Arde No te va a gustar




Tengo el disfraz, no la manera
De que me quieras otro rato más
Me olvidarás como a cualquiera
Como algún día me dejaste entrar
No puedo darte mi vida
Yo no tengo la salida, ni la solución
Arden las heridas
Arde la traición
Arden las mentiras
Van directo al corazón.
Quise esperar lo que otros esperan,
Pero yo no soy de reclamar
No me conformo con lo que sea,
Pero algún día me dejaste entrar.
No puedo darte mi vida
Yo no tengo la salida ni la solución
Arden las heridas
Arde la traición
Arden las mentiras
Van directo al corazón.

domingo, 6 de noviembre de 2011

Pasion


Y así como disfruto de ese viento que trae agua
disfruto de tu aroma de vainilla en mi cama.
Impregnas no solo mi ropa de cama
sino que también embriagas mi alma
con esa fragancia.

Mis manos que han recorrido miles de cuerpos
exploran tu piel de pecas adornada
y cada una de ellas lo trato
como si he encontrado el Dorado.


Tus ojos semicerrados acompañan suspiros y/o jadeos
que es el único sonido permitido en este encierro.

Las caderas lampiñas chocan una y otra vez
imitando un badajo.
A cada embestida resuena un gemido
una y otra vez.

Una y otra vez.

Esa pasión animal desbocada
suelta
libre
se hace presente entre ambos
sabiendo que solo es una forma mas
de conquistar poco a poco el alma.




Este escrito, cuento, párrafo o colgadura mental esta hecho de un tirón. Sin retoques, correcciones o cosa similar.
A veces salen cosas copadas y otras un bodrio.
De cada uno depende saber cual es cual.